Intel, Ericsson, Oracle, Accenture, QuadMinds y GlobalLogic compartieron con iProfesional sus pronósticos que destacan el valor que tendrán la inteligencia artificial, las nuevas realidades, los vehículos autonómos, la Internet de las cosas, las casas inteligentes, las API y el “blockchain”

1. Inteligencia artificial
“Cuando se aplica el análisis avanzado para empoderar a las máquinas con inteligencia similar a la humana, se logra un cambio real”, evaluó en su pronóstico para 2017 Intel, el mayor fabricante mundial de chips informáticos.

Por ejemplo, un plan de tratamiento altamente personalizado para un paciente de cáncer o mejores rendimientos de las cosechas para alimentar el mundo.

“Tener visiones más profundas a partir de estos datos complejos es fundamental para generar valor a las empresas y la sociedad. Ya se dio el primer paso hacia las máquinas inteligentes y se verá mucho más”, estimaron desde Intel.

Una encuesta realizada por el laboratorio de consumo de Ericsson, uno de los principales proveedores de infraestructura de redes de telecomunicaciones, reveló al respecto que el 35% de los usuarios avanzados de Internet quiere un asesor de inteligencia artificial (IA) en el trabajo y a uno de cada cuatro le gustaría tener un IA como su jefe.

Al mismo tiempo, casi seis de cada diez encuestados están preocupados de que los robots muy pronto hagan que muchas personas pierdan sus trabajos.

Desde la consultora Accenture advirtieron que la IA es una tecnología que “puede acabar siendo víctima de una exaltación excesiva”.

“Sin duda, ha madurado, pero la mayoría de los chatbots todavía están muy lejos de proporcionar una experiencia humana”, señalaron.

En 2017, a medida que la IA se establezca como parte del “design thinking” de las organizaciones, su desarrollo se acelerará y aumentará la necesidad de que las capacidades de aprendizaje automático estén dotadas de una mayor inteligencia emocional, sentando las bases sobre las cuales crear la nueva generación de servicios digitales.

2. Nuevas realidades
En los últimos años, la realidad virtual (RV) y la realidad aumentada (RA) tuvieron mayor difusión mediática, pero la clave del futuro de estas tecnología será la realidad combinada.

Estas tecnologías combinan entornos y movimientos físicos de la vida real con entornos, acciones y objetos virtuales simulados.

“En última instancia, la realidad virtual de hoy no es tan virtual. A menudo, necesita un conjunto complejo de múltiples consolas, sensores, cámaras y controladores de mano”, repararon desde Intel.

En agosto, esta compañía presentó el Proyecto Alloy que ofrece un conjunto de experiencias nuevas e inmersivas gracias a las tecnologías RealSense optimizadas para usos de realidad virtual que permite operar sin cables con la detección y evitación de colisiones.

A través de la realidad combinada se pueden ver estos elementos del mundo real y utilizar las manos para interactuar con ellos en su mundo virtual, mezclando realidades sin sensores, usando las cámaras Intel RealSense conectadas al headset.

Desde Ericsson apuntaron que casi cuatro de cada cinco usuarios de la realidad virtual creen que será indistinguible de la realidad en sólo tres años.

La mitad de los encuestados por esta empresa ya están interesados en los guantes o zapatos que les permitan interactuar con objetos virtuales.

A más de la mitad de las personas les gustaría usar lentes de realidad aumentada para iluminar ambientes oscuros y peligros inminentes. Y a uno de cada tres también le gustaría editar elementos desagradables que se encuentren cerca de ellos, según el informe de Ericsson.

2016 fue el año en el que Pokémon Go se convirtió en un fenómeno mundial e introdujo la realidad mixta (MR) en el mercado masivo.

En 2017, a medida que la MR se popularice, las organizaciones dejarán de lado las experiencias individuales y compartimentadas de realidad mejorada para centrarse en sacar el máximo partido a la combinación de todos los tipos de realidad, tanto mejorada como real, pronosticó Accenture.

Se crearán así plataformas específicas, integradas y atractivas en las que vivir experiencias que desafíen los límites de la realidad.

3. Vehículos autonómos

El futuro de la conducción automatizada promete cambiar vidas y sociedades, aunque el camino para llegar a un mundo completamente autónomo aún es complejo y se requieren soluciones completas que integren inteligencia en toda la red, desde la cerradura de puertas al centro de datos.
La asociación de las empresas BMW Group, Intel y Mobileye comparte una visión y objetivos comunes para alinear la industria sobre una plataforma basada en estándares que lleven a los vehículos autónomos rápidamente al mercado.

Las empresas desarrollarán los sistemas innovadores y las soluciones necesarias para la conducción totalmente automatizada, e incorporarán estas tecnologías en la producción en serie antes del 2021.

Según Ericsson, uno de cada cuatro peatones a nivel mundial se sentiría más seguro al cruzar una calle si todos los vehículos fuesen autónomos, y el 65% de ellos preferiría tener un vehículo autónomo.

Para Accenture, los vehículos autónomos o autoconducidos están tan cerca de convertirse en parte de la vida cotidiana que, dado el tiempo que llevará prepararse para ello, “todas las organizaciones tienen que empezar ya a pensar en cómo adaptarse a esta nueva realidad”.

“Hay infinitas oportunidades aguardando a quienes se pongan en marcha ahora, pero los que lo dejen para más adelante se arriesgan a quedarse rezagados”, advirtió esta consultora.

Estos vehículos van a redefinir la industria de la automoción, pero también van a obligar a las organizaciones que desarrollan actividades relacionadas con la conducción, el transporte y las comunicaciones por carretera a adaptarse a los cambios en los modelos de negocio y en las expectativas de los clientes.

4. Internet de las cosas
Los consumidores están utilizando cada vez más aplicaciones automatizadas, lo que promueve la implementación de esta tecnología, también conocida como IoT por su sigla en inglés.

Por ejemplo, según Ericsson, dos de cada cinco consideran que los “smartphones” aprenderán sus hábitos y realizarán sus actividades de manera automática.

La Internet de las cosas permitirá que las ciudades sean más eficientes, conectando su infraestructura a centros de control y generando mejoras significativas para sus habitantes en términos de movilidad, seguridad, salud y teletrabajo, pronosticaron desde Oracle, el segundo mayor fabricante mundial de software del mundo.

5. Casas, edificios y ciudades inteligentes
Estos hogares hipertecnológicos ya son una realidad, pero no parecen tan inteligentes. El 2016 fue el año en el que los centros de control doméstico llegaron a los titulares con el lanzamiento de Amazon Echo, la llegada de Google Home y el rápido crecimiento de la domótica de Nest, entre otros.

Pero también se hizo evidente que la conectividad de los objetos domésticos es lo próximo que se va a comercializar.

De 2017 en adelante, las organizaciones, según la visión de Accenture, tendrán que superar las estrategias centradas en los dispositivos para dedicarse a diseñar y ofrecer prestaciones adaptadas a las necesidades y demandas particulares de cada persona y cada hogar.

Estos servicios añadirán valor a las experiencias, que irán más allá de las fronteras tradicionales y estarán cada vez más personalizados.

Gracias a la disponibilidad de nuevos y más sofisticados sensores, sumado a la integración con “smartphones” cada vez más inteligentes, los usuarios podrán gestionar mejor sus electrodomésticos desde dispositivos móviles, afirmó Guillermo Castelli, director general ejecutivo de QuadMinds, una de las principales empresas argentina de software para IoT.

Las aplicaciones que anticipan la llegada de trenes, ómnibus y subtes darán un nuevo paso. En 2017, será común que los pasajeros cuenten con información no solamente de la ruta del transporte, sino que además puedan saber qué tan lleno viene ese vehículo y cuánto tiempo tardarán hasta destino, en función del cruce de esos datos con información de tránsito en tiempo real, señaló Castelli.

Ascensores capaces de gestionar el flujo de paradas; sensores de movimiento que permiten coordinar el uso de aire acondicionado y luz; reserva de salas y espacios comunes desde una aplicación será lo más resonante tanto en las construcciones corporativas como en los domicilios, pronosticó el CEO de QuadMinds.

El foco estará puesto en hacer un uso más eficiente de la energía y su consecuente disminución de costos y la reducción en la huella de carbono.

6. API
Esta sigla en inglés se refiera a la interfaz de programación de aplicaciones, un elemento clave en el negocio tecnológico actual.

Para Juan Caracoche, director de tecnología para América latina de GlobalLogic, una empresa argentina desarrolladora de software que tiene entre sus clientes a Coca-Cola, Cencosud y HP, la transformación digital implica la necesidad de ganar agilidad y “estas herramientas son ideales para lograr esto”.

Por este motivo, a medida que las empresas busquen vincular más tecnologías, las API desempeñarán un papel importante porque, en lugar de tener que “casarse” con una plataforma, abren las puertas para que múltiples plataformas se unan en un ecosistema rápido y flexible, describió Caracoche.

7. “Blockchain”
Conocida por ser la tecnología detrás de los “bitcoins”, la cadena de bloques promete revolucionar próximamente muchas de las operaciones comerciales.

Caracoche destacó que tiene la particularidad de ser, ni más ni menos, una base de datos compartida y en línea, que se actualiza en tiempo real y ofrece óptimas condiciones de seguridad.

Por ejemplo, ya está operativa la plataforma abierta Ethereum, para crear contratos inteligentes entre pares basados en blockchain, mientras que firmas de la industria automotriz, de telecomunicaciones y tecnológica investigan para implementarla durante los próximos meses.