Cada día se le da más importancia a la experiencia del usuario (UX), que implica considerar su nivel de satisfacción al utilizar apps, websites y afines. En este sentido, el objetivo es que los clientes tengan experiencias digitales gratificantes con las marcas ya que este factor ayuda a que la compañía se posicione con respecto a sus competidores y a fortalecer la fidelidad hacia una empresa.

Promediando el 2014, ya se pueden advertir las tendencias en UX para los próximos meses:

  • Diseñadores, más atentos al mercado: El diseño de un producto puede convertirse en la clave para que sea un éxito en ventas. Por este motivo, los diseñadores, que hasta ahora se enfocaban en la fase de diseño de producto, comenzarán a salir a calle para aprender todo lo que puedan del mercado y luego iniciar su trabajo en función de ese conocimiento. De esta manera, el diseñador comienza a influir en la estrategia del producto desde una etapa más temprana para asegurar mejores resultados desde el punto de vista del negocio.

 

  • Profesionalización del UX: De a poco observaremos como empiezan a proliferar las ofertas académicas vinculadas con el UX. Como un mayor número de profesionales reconoce la importancia del diseño, las universidades contemplarán esta materia en carreras vinculadas con marketing y negocios. No sería extraño que surjan doctorados, maestrías o cursos de especialización de UX.

 

  •  Hacia los gestos: Así como el diseño conoció toda una nueva dimensión de experimentación con el surgimiento de Internet y de las páginas webs, tímidamente comenzarán a aparecer las apps que se ejecutan por medio de gestos.

Dado que las empresas observan cómo los usuarios interactuar con sus aplicaciones, habrá todo un proceso de aprendizaje para comprender cómo las personas ejecutan por medio de los gestos, ya que esto impactará en el diseño.

 

  • Más iconografía: En los próximos meses  veremos un creciente uso de la iconografía para ayudar a simplificar y agilizar los diseños como parte de la tendencia más general hacia lograr presentaciones más planas y simples. En definitiva, los diseñadores y desarrolladores utilizarán cada vez más íconos en lugar de palabras. De esta manera las interfaces serán más visuales y con menos texto.

 

  • Icono de navegación: Durante el último tiempo muchos websites han abandonado su menú principal para reemplazarlo por un ícono de tres líneas que fue creado para usarse en apps móviles. Esta movida continuará durante los próximos meses generando confusión entre los usuarios a los cuales en varias ocasiones les costará encontrar las opciones de navegación del website, tal como sucede en el site Slate.com.  Algunos otros sitios incluso eliminarán el menú de navegación tal como sucede en Mosey.

 

  • Experiencias digitales: Con el objetivo de lograr que los usuarios “conecten” con lo digital y se sientan más motivados a utilizar herramientas de este tipo, los diseñadores se esforzarán por apelar a la sensibilidad del usuario.  Al respecto, Good es un buen ejemplo para observar cómo una plataforma que se centra en la conciencia y en la comunidad resulta no ser intrusiva ni manipuladora.

La evolución de UX nunca se detiene. Por el contrario, avanza al ritmo en el cual los usuarios consumimos tecnología. Se trata de un recorrido incesante, en donde la prueba y el error se colocan en el centro de la escena.