Tecnología


Henri funciona como un sustituto abstracto de un producto conectado al hogar, como Nest. Mediante la manipulación de dos paneles de control de mandos de acero pulido, incluso el diseñador no técnico puede experimentar fácilmente con los elementos de interfaz del dispositivo, tales como los patrones de luz, sonido y ambiente. Al igual que una versión moderna de la piedra de Rosetta, Henri permite a los diseñadores explorar y decodificar las interfaces del ambiente de futuros dispositivos sin pantalla.

Henri_body_1
Henri_body_2


Proceso


Durante un período de tres semanas, el equipo del prototipo se hizo varias preguntas para enmarcar la próxima evolución de esta herramienta: ¿Qué necesitamos como diseñadores que aún no tengamos? ¿Para qué estamos construyendo la herramienta? ¿Qué apariencia tiene? El enfoque no podía ser único: el equipo necesitaba diseñar tanto la herramienta física como la experiencia en el taller. Henri necesitaba crear múltiples formas de retroalimentación en tiempo real, patrones de diseño para crear un vocabulario y sentir como si se estuviera jugando al colaborar con los miembros del equipo. Las capacidades de interacción fueron el foco principal de la herramienta, liberando a los diseñadores de centrarse en el aspecto físico del producto y la codificación, al tiempo que se mejora significativamente el proceso de diseño colaborativo.

Henri_body_3


Resultados


Method dio a conocer a Henri en la Conferencia IxDA15 en San Francisco, donde a los grupos de diseñadores que asistieron se les dio un Henri en pleno funcionamiento e instrucciones sobre tres comportamientos que tuvieron que dar a un objeto de la casa. El taller vio con éxito a los equipos trabajando juntos en un lapso de tiempo muy corto; la mayoría de los participantes nunca habían pensado en la infusión de personalidades en un objeto. Comenzaron a pensar desde una perspectiva única, donde el producto necesita comunicar más información a una persona que simplemente encendido, apagado o en reposo. Por ejemplo, el ejercicio reveló que la mayoría de las personas entiende intuitivamente que el aumento de la velocidad de una luz intermitente o un sonido irregular comunica urgencia. Y a pesar de que un lenguaje universal para los objetos inteligentes todavía se halla a muchos años de distancia, Henri permite que estos conceptos puedan probarse en tiempo real, mejorando las capacidades generales tanto del diseñador como del producto.