BPM y Enterprise Architecture

diciembre 17, 2014

share

Archived

Dentro de toda organización IT moderna existen conceptos que no pueden faltar. Dos de ellos son BPM (Business Process Modeling) y EA (Enterprise Architecture): ambos están enfocados en el análisis y balance entre procesos, tecnología y reglas de negocio. Sin embargo, para su correcto funcionamiento es necesario entender las características y objetivos de cada técnica. Esto permite no sólo distinguir los casos donde cada una logra maximizar su potencial, sino también cómo una organización puede combinar ambos enfoques.

Características principales
BPM busca entender, mejorar, analizar y cuantificar los procesos que involucran las reglas de negocio. Si bien es una definición un tanto ambigua, está claro dentro de la comunidad IT su alcance y funcionalidad.

En cambio, dentro de lo que es EA, existen distintos enfoques. Por un lado, en la referencia [1], Michael zur Muehlen, profesor asociado en Howe School of Technology Management, la define como el proceso de entender, guiar y cambiar una organización desde una perspectiva basada en IT. EA propone describir sistemas complejos desde varias perspectivas complementarias.

Esta visión coincide con lo que en [2] denominan como “EA grande”. En esta referencia distinguen dos visiones de EA. Por un lado, la EA grande, involucrada desde un panorama global, busca dar arquitectura a todos los sistemas y estructuras que existen en la organización, ya sean relacionados con IT o no. En cambio, una “EA pequeña”, está solo enfocada en los sistemas IT.

Si se compara BPM con la EA pequeña hay poco por decir y hacer. Para esto es preciso analizar si artefactos relacionados con la EA pequeñas (aplicaciones, middleware o bases de datos) están involucrados en procesos inherentes a BPM. Una manera posible es analizar los inputs y outputs de los procesos BPM y ver si recaen en alguno de estos artefactos.

Si se toma la EA grande el desafío es mucho mayor, ya que se involucran otros aspectos fuera de IT. En esta versión, EA busca construir un visión global de cómo la organización desarrolla sus sistemas, y la utiliza para razonar sobre las relaciones entre los objetivos de negocio, estrategias de inversión, recursos y tecnologías.

Esta perspectiva está muy relacionada con BPM desde varios factores. Por un lado, BPM está orientada en el modelado, lo cual es clave para construir la visión global que EA requiere. Sin embargo, BPM es mucho más que el modelado de procesos. Incluye la ejecución de los mismos y su monitoreo, así como la adaptación a nuevos requerimientos. Esto genera un ciclo donde las actividades se retroalimentan a través de la tecnología. Por otro lado, EA se desentiende de la parte de “ejecución” y toma esta parte como un problema de alguien más. En este sentido, EA invierte un gran esfuerzo es distinguir y separar la planificación de los procesos de su ejecución.

En [2], el presidente de Enterprise Architecture Consulting Services (http://www.ea-consulting.com/) piensa a EA como una parte de BPM. Se comienza definiendo o visualizando un modelo integrado de procesos de negocio como funciones, considerando puntos de entrada y salida. En este contexto, EA funciona como una disciplina para la toma de decisiones tecnológicas, y juega un rol fundamental en el modelado de procesos BPM.

Como conclusión, es factible presentar a EA como la manera de obtener una construcción tangible de los productos IT de una organización. Esta perspectiva permite razonar en un alto nivel de abstracción, fundamental en toda decisión gerencial de alto impacto. Por otro lado, BPM permite modelar los procesos, obteniendo un análisis más detallado de cada paso involucrado para cumplir una determinada meta de negocio. Las posibilidades de colaboración son muchas, desde el análisis y modelado de procesos, pero en especial al momento de considerar soluciones tecnológicas.

Referencias:
[1] www.ebizq.net/topics/enterprise_integration_architecture/features/13306.html
[2] www.mwdadvisors.com/blog/2012/11/is-bpm-part-of-ea-or-ea-part-of-bpm.html