El Modelo Híbrido como opción para pensar en Cloud Computing

mayo 4, 2012

share

Archived

A pesar de todo lo que se dice acerca del Cloud Computing y sus ventajas para las corporaciones, lo cierto es que no es para todos. En este sentido, resulta particularmente beneficiosa para aquellas organizaciones cuyas necesidades de programación no son parejas a lo largo del tiempo. Si el negocio de una organización requiere una capacidad de procesamiento y almacenamiento variable, resultará sensato utilizar un proveedor de nube para esta tarea, en lugar de contar con un centro de datos que permanece desocupado la mayor parte del tiempo. También es una tecnología oportuna para las firmas incipientes ya que les permite escalar la tecnología paulatinamente.

De entre los diferentes modelos de Cloud existentes (Público, Privado, Híbrido y de comunidad), el Cloud Privado es actualmente el más elegido por las empresas ya que es percibido como el modelo más seguro y fiable, en especial si lo comparamos con el Cloud Público. No obstante, se observa ya una clara tendencia en el mercado hacia la implantación de modelos Híbridos donde el Cloud Público es utilizado para ciertas aplicaciones, mientras que el Cloud Privado se usa para aquellas aplicaciones más críticas.

De esta manera, cada corporación antes de dar por tierra las aplicaciones existentes para utilizar exclusivamente la nube o viceversa, puede combinar ambas, es decir, optar por el Cloud Híbrido, que tiene la característica de permitir a la empresa mantener el control sobre sus aplicaciones clave mientras aprovecha al máximo la computación en nube en aquellas áreas donde tiene sentido utilizarla.

Para obtener un modelo híbrido, se puede comenzar por pasar reemplazar ciertas áreas por un servicio que funciona en la nube. Por ejemplo, el archivo de imágenes. ¿Qué tipo de servicio será? ¿De qué manera deberán cambiar sus aplicaciones para que puedan realizar un interfaz con este servicio? Esto depende del tipo de plataforma de nube que decida utilizar.