Retrospectivas y metodologías ágiles

marzo 26, 2015

share

Archived

El éxito de las metodologías ágiles se basa en un fuerte compromiso del equipo, trabajando y colaborando, donde el esfuerzo individual de cada persona contribuye al progreso de todo el conjunto. Existe un concepto clave detrás de todo desarrollo ágil que busca potenciar la consolidación del equipo: las retrospectivas ágiles. Cuando es bien empleada, una retrospectiva es crucial para mejorar y perfeccionar no sólo el producto desarrollado, sino el proceso detrás que lo concibe.

A continuación se detallan las características fundamentales de una retrospectiva, su utilidad y técnicas para su correcta utilización.

Retrospectiva: ¿Qué, cómo y dónde?

Un equipo ágil tiene entregas iterativas e incrementales, siguiendo distintas etapas o sprints. Al terminar cada una de ellas, el manifiesto ágil propone reunir al grupo y analizar qué salió bien, qué salió mal, motivos, sensaciones, emociones, y action ítems de mejora. El objetivo es claro: mejorar para el próximo sprint. Buscar potenciar el rendimiento y esfuerzo colectivo para que la próxima iteración resulte mejor. Esta actividad se conoce como retrospectiva.

Sin embargo, una retrospectiva puede tener efectos negativos si no está bien conducida ni tiene objetivos claros. El equipo puede sentirlo como una pérdida de tiempo, disminuyendo su moral y compromiso con el proyecto al sentir una inevitable “pérdida de tiempo”.  Por esta razón la comunidad ágil recomienda fuertemente [referencias 1,2,3] tener una persona dentro del equipo encargada de llevar a cabo esta actividad, siendo generalmente el scrum master. De la misma forma, para evitar que la retrospectiva no sea simplemente hacer catarsis es conveniente definir action ítems o accionables, cada uno con owner y deadline, que tengan acciones concretas para la mejora. El status de los mismos se puede revisar en la próxima retrospectiva así el equipo va viendo mejoras concretas.

Existen distintas actividades que buscan sacarle el máximo provecho a una retrospectiva. Las mismas buscan mejorar no sólo cuestiones técnicas o propias del desarrollo, sino también la dinámica del grupo, y por consiguiente, el proceso mismo encargado de llevar adelante el proyecto. En este sentido en [2] se menciona explícitamente que no sólo es necesario hablar de tecnología y plataformas, sino incluir el aspecto humano en el proceso. Las emociones y estados de ánimo son importantes para lograr un buen ambiente de trabajo. Avances por estos caminos tendrán indudablemente un efecto positivo. A continuación se describen técnicas para sacarle máximo provecho a una retrospectiva.

Técnicas para una buena retrospectiva

Una de las opciones clásicas es a través de cuestionarios dirigidos a todo el equipo. Es importante que las preguntas sean precisas para obtener respuestas claras y breves. Se puede avanzar gradualmente de cuestiones generales a más específicas.

La actividad de histograma de satisfacción es otra de las opciones clásicas. Cada miembro del equipo entrega una  tarjeta a la persona conduciendo la retrospectiva expresando su nivel de satisfacción en relación al trabajo con el equipo. Esto se denota numéricamente con valores entre 1 y 5, donde 1 expresa “No estoy nada satisfecho” y 5 “estoy 100% satisfecho”. Luego, se visualizan los votos finales en cada categoría y se analizan los resultados.

Otra posibilidad se conoce como “Estrella de mar” o Starfish. En esta modalidad se usa un círculo con 5 áreas para reflejar qué actividades el equipo debe dejar de hacer inmediatamente, cuáles mantener, cuáles empezar a realizar en el corto y largo plazo.

Una actividad que prioriza sensaciones y estados de ánimo se conoce como “Índices de Felicidad” o Happiness Index. Aquí cada miembro del equipo puntúa cada actividad reflejando cómo se sintió. Interesantes conclusiones pueden obtenerse con este método.

Otra actividad se conoce cómo “5 veces porqué”, donde el principal objetivo es profundizar las razones que llevaron al éxito o fracaso de cada ítem involucrado.

Es importante que la persona a cargo de la retrospectiva conozca estas y otras alternativas más para poder ir variando y viendo cuál o cuáles se adaptan mejor al grupo.  Esta flexibilidad es un factor relevante para el éxito de una retrospectiva.

Consejo final

Finalmente,  en [referencias 2 y3] se menciona un último consejo. Este mismo consiste en realizar retrospectivas de retrospectivas ocasionalmente, para sumar las experiencias pasadas en la próxima a realizar.

Referencias:

[1] http://www.benlinders.com/2013/whats-an-agile-retrospective-and-why-would-you-do-it/   

[2] http://www.techwell.com/2013/02/why-retrospectives-are-important-agile-software-development

[3] http://blogs.versionone.com/agile_management/2014/03/25/valuable-agile-retrospectives-how-to-do-them/